La fumigación es un método de control de plagas que utiliza un gas para exterminar plagas en un espacio cerrado. El espacio está sellado para evitar que el gas se escape a áreas que no están siendo tratadas, para la seguridad ambiental y pública, y para mantener el gas en la concentración requerida durante el tiempo apropiado para que sea efectivo.

Los fumigantes se utilizan para exterminar plagas toxicas en una amplia gama de entornos, tales como:

Tiendas de granos

Contenedores de envío

Edificios enteros

Equipo de procesamiento de alimentos

También se usa para proteger muchos tipos de bienes y objetos, incluidos:

Productos básicos

Bienes que requieren tratamiento para control de importación o exportación intergubernamental; y objetos más pequeños como objetos de museo que deben conservarse sin daños.

Se usa una variedad de gases según el tipo de fumigación, sus requisitos y las regulaciones en cada país.

Cumplimiento regulatorio y mejores prácticas

La competencia reguladora inigualable de Fumivac garantiza que los productos químicos de fumigación y los servicios que proporcionamos se utilizan de forma segura y cumplen con la legislación necesaria y las mejores prácticas de la industria en todos los sectores comerciales y países en los que operamos.

Fumivac está acreditado para operar servicios de fumigación en la Ciudad de México y Morelos. También seguimos códigos de mejores prácticas para el uso seguro y sostenible de productos determinados por organismos